Cita con… Mª Ángeles Ibernón Valero

05/03/2015

MARIÁ ANGELES IBERNÓN VALERO

(Cehegín, Murcia, 1967)
Así lo quiere Mª Ángeles:
“Para cada aurora un poema de amor”

Quienes conocemos a Mª Ángeles sabemos que es un alma inquieta, que ama profundamente la poesía.
que va hilando sentimientos con los patrones más desgastados de esta realidad que a veces nos confunde, para intentar hacer de ellos el traje a medida que buscamos; aquel que permanece abandonado en el recuerdo de un suspiro, un beso, un adiós, pensando que puede ser algo difícil, pero no lo es. Si eres su cómplice en los medios, observaras que cada mañana publica su poema de la noche anterior, y a veces de esa misma madrugada.

Es como el viento, que corre por aquí y por allá, en cualquier lugar que se produzca un evento poético, allí está nuestra poeta, solidaria y atenta a todo cuanto acontece al acto.

Leamos los versos siguientes: «Me lamo las heridas más profundas, / para así poder otorga/ el sentido a este mal/que no se puede describir/ que es inefable/y además no tiene consuelo/ «el verdadero dolor»/ Quizá por eso escribo» Mariángeles es autora de «Susurrando palabras”, escrito a beneficio de AECC.


De poemas infantiles:» ¿Me dibujas un verso?», poemario solidario cuyos fondos van destinados a un orfanato en la India.Lali52
Y su más reciente publicación «69 Huellas Eróticas».
Se dio a conocer en la revista digital: Acantilados de papel, ha sido fulgurante su incorporación a las letras en revistas y librillos anuales (Cuerno de la luna, Ateneo Jaqués, Molínea, Letras del Parnaso, etc.) así, como antologías, y redes sociales. Coordina eventos como: Café con versos noroeste, Tres voces, Un alma; junto a las poetas Claudia Souza y Julia Moreno, evento poético que recorre diversos lugares de la región.

En este curso poético 2014-15 ha emprendido un nuevo proyecto junto al poeta cordobés afincado en Murcia, Álvaro Bellido: «Huellas, Combustiones y otros Naufragios», apostando por aquellos versos a quemarropa que se dejan escritos en la almohada.

En Susurrando Palabras, del libro «69 Huellas Eróticas» derrocha un pregón abierto, una queja, un sentir, por algo que no desea ni perder y menos olvidar. Un poema mañanero, fresco real, que daña los adentros de aquél amante que se queda y no quiere estar solo.
SUSURRANDO PALABRAS

Dime cuando puedas,

donde fuiste esa mañana.

Dímelo al oído

siempre, siempre,

susurrando palabras.

Dilo muy bajico

que escuche mi alma

Pero, dímelo mi cielo,

que el espíritu

no se sacia de palabras.

Silencios que se marchan

en tiempos de frío,

cruzando caminos,

que se irán de la mano.

No guardo rencor.

“LAS 69 HUELLAS ERÓTICAS”. Aunque “Veinte y Trece” no suman sesenta y nueve, es fácil advertir ese erotismo que Mariangeles quiere dejar plasmado. No se anda con
remilgos al definir lo que en amor se puede pedir, o solicitar del otro, porque no se puede decir más claro lo que representan esos momentos vitales, para el posterior comportamiento, o desarrollo de la persona en lo cotidiano de la vida.


VEINTE

Sumérgete en los sentidos

de mi cuerpo desnudo,

terreno libidinoso de un rito

prodigioso,

búsqueda perpetua

entre el oscuro objeto

del deseo carnal;

en la saliva del verbo,

premisa erótica

que tensa sensualmente

mi espalda,

en el espacio terso

del placer.

TRECE
Límite sombrío
que mi savia recorres.
Te respiro a bocanadas frescas
como a la hierba.
Escribe en mi cuerpo desnudo
la palabra irremediable,
hazlo gozo en el nexo
que despiertas
al rozarme con tus dedos,
y provoca así el orgasmo
que es el poder más anárquico
en el reino del deseo.


Al leer, ¿Me Dibujas Un Verso? y has observado el comportamiento de Mariangeles, con amigos y colegas de su entorno, se comprende perfectamente, que esa carga de energía positiva e infantil – diría yo- , aunque, como ella misma afirma que estos versos infantiles los escribió cuando contaba con muy corta edad, parecen ser de ahora mismo. Sonrisas, saludos agradables, y versos frescos parecen ser su lema de la vida, envueltos en sencillez y ternura.

EL SOL PEREZOSO

Lali53Entre nubes blancas

Quiero despertar.

Y al sol que no vino

le quiero llamar.

¡¡Tocc tocc!!

Duermes a escondidas para no jugar

al juego que quiero

el de calentar.

¡¡Tocc tocc!!

No te vayas

nunca,

Vuelve

a despertar.

Que la luna

llora,

Si hoy no

has de brillar.


HELADO DE TURRÓN

Helado de turrón

Frambuesa y Limón

Néctar de primavera,

Azúcar y canela.

Sandia para abrir

Albaricoque por venir,

piña dulce,

Macedonia de color

yo me quedo sin sabor

dulce y amargo,

pastel de calabaza,

aguacate verde

dispuesto a ensalada.

Chocolate caliente

Kiwi sin prisa

Macedonia de color

Yo me quedo ese sabor

dulce y amargo

por días… así soy yo.

Así sería… y así quiero

ser cada día.

-Hola, María Ángeles. Gracias por aceptar esta ilusionada entrevista, que nos ofreces para “Cita con las Letras” de onda 92 Multimedia Torreña.
-De nada, José, es un placer saber que los medios se abren a la poesía.
-Gracias a ti, amiga.
-¿Por qué, el libro: “Susurrando palabras» se edita a beneficio de AECC?
-AECC es la Asociación Española de la Lucha Contra el Cáncer. Escribí «Susurrando Palabras» a beneficio de esta asociación, porque mi vida se ha visto golpeada por esta terrible enfermedad en tres ocasiones; mis padres y hermana murieron de cáncer.
-¿Y de qué, te sirvió reflejar tan duros golpes en el papel?
-Escribir este libro me sirvió de bálsamo y reconciliación. Bálsamo para mi alma dolida y reconciliación con la enfermedad, así nacieron poemas que nos muestran un camino de esperanza, superación, lucha, constancia, vida. El lector no encontrará ni una sola palabra de desaliento.
-Por qué ¿Me dibujas un verso?», nace solidario con un orfanato en la India.
-El libro infantil no fue una casualidad. La mañana que leía esos poemas escritos por una niña, por mi, muchos años atrás, cuando tan solo contaba con ocho, nueve, diez años; apareció ante mí y mis ojos, una hucha con una fotografía, esa fotografía me impulsó a recopilar un ramillete de esos poemas infantiles y publicar para llevar felicidad a los niños.
Si el mundo compartiera un poco de solidaridad, como en este caso la tuya.
-¿Piensas que el mundo iría mejor?
-Sin duda que sí.
-El erotismo (poéticamente hablando) es un constante en tus creaciones. ¿Sí, o no?
-El erotismo no es una constante en mis creaciones, sí lo es en mi último poemario «69 Huellas Eróticas», como puedes ver escribo de todo y sobre todo.
-Lo sé amiga. ¿Entonces este estilo, que ha sido para ti?
-Ha sido una experiencia nueva para mí, me ha enriquecido poéticamente hablando y sin ningún tipo de tabúes, el resultado ha sido un verso limpio, muy cuidado en cuanto a contenido y formas; en definitiva un poemario erótico, no pornográfico.
Solo hay que leerlo para apreciar realmente la belleza de esos versos que resaltan, por eso, por su mensaje sano (y yo diría) que hasta natural como la vida misma.
-María Ángeles, por qué, cada mañana en los medios, nos regalas un poema nuevo. ¿acaso defines el lugar donde te encuentra en ese momento?
-Me he pasado la vida escribiendo y guardando. Ahora quiero desde que mis ojos ven el nuevo día hasta que me acuesto, gritar que siento y vivo en poesía.
-¿Eso significa amiga que ahora te liberas más, no?
-Sí. Por eso mis buenos días, mundo, son buenos días, poesía.
-Qué bonito, amiga. ¿Qué versos son aquellos de: a quemarropa?
-Los versos a quemarropa, son los que quedan impregnados en las almohadas, junto a la sal de una lagrima, a la sonrisa de un pensamiento, un recuerdo.
-Entonces son los mismos que tú antes decías que no salían que se retenían en el interior de uno mismo.
-Sí.
-Si te pregunto: ¿sería capaz de dejar de lado la poesía ahora mismo?
-Bueno, si quieres la haces.
-Te la hago.
-Pues mi respuesta creo que ya la sabes. No lo sería, no.
-María Ángeles, casi todos los poetas le escriben a su patria chica, su pueblo.
¿Le tienes algo dedicado a tu Cehegín?
-Si. Cehegín tiene poemas escritos por mí. No solo al pueblo en sí, sino a rincones y vivencias de la infancia. Cehegín es mi fuente de inspiración.
-Bien, amiga poeta, otro día hablamos de tu Cehegín, ahora hemos de poner punto y final a la entrevista, muchas gracias, y a continuar escribiendo y soñando en que el mundo tiene remedio, y que el amor tiene mil maneras de definirse, pero la tuya, ha sido muy singular. Hasta siempre.