Los trabajos han contado con un presupuesto de más de 14.500 euros y han supuesto el repintado y refuerzo de pasos de cebra, la organización de aparcamientos y la colocación de ralentizadores de velocidad