Siguiendo el curso de nuestro viaje y el hilo conductor del anterior artículo, vemos que también están los que se aferran como el crustáceo a la roca de sus convicciones, cerrándose en banda y no queriendo escuchar nada que sea diferente a ellas. Unos por miedo y otros por escepticismo, ni siquiera se molestan por ver lo que pueda haber de verdad, en esos nuevos y desconocidos conceptos para ellos.

Si abordamos el tema de la Reencarnación desde una postura puramente científica, sería necesario analizar los miles de casos médicos archivados y que apuntan inequívocamente hacia ella como la mejor explicación. Estaríamos hablando de personas que, por alguna razón (como un estado de shock o traumático) han comenzado a recordar su vida anterior con tal precisión que sus datos han podido ser constatados sin error alguno. También los casos de niños prodigio, y los de ciertas personas, cuyas fobias manifestadas, también apuntan en la misma dirección. No olvidemos las experiencias cercanas a la muerte, donde se descubre que la vida no cesa en ningún momento, descubriendo incluso que no es la única vida que hemos vivido. Sin olvidar la terapia de regresión, donde el afectado encuentra retazos de vidas anteriores, punto de partida del problema que le agobia en la presente.

Antonio72Hasta ahora cuanto he comentado sobre el tema que nos ocupa, no es sino una pequeña pincelada de lo que iremos desmenuzando, paso a paso, sobre la maravillosa Ley de la Reencarnación. Verdaderamente, el día en que el ser humano sea consciente de la grandeza de su destino, sabrá desprenderse mejor de todo aquello que le empequeñece y rebaja. Sabrá gobernar y gobernarse según las leyes que rigen su propia vida, vivir en armonía, dentro de una sociedad que también adelantará en el tiempo sus leyes y la forma adecuada de proceder en su cumplimiento.

Cuando el hombre quiere ignorar su destino y vive en medio de la mentira y del error, maldice a veces a su propia vida, por ignorar que ésta, es una más de las muchas oportunidades que Dios, en su amor infinito, le ofrece a través de la Reencarnación para el progreso de su espíritu, ya que es el único que continuará viviendo en el tiempo y en el espacio por toda una eternidad.

Unido al sentimiento religioso, expresado desde los albores de la humanidad, se encuentra también la creencia en la Reencarnación y que la vida no termina con la muerte física. En las religiones más antiguas aparece explícito en la simbólica retórica del mito y la fábula. Claramente definido y delimitado en la tradición hinduista, una de las más antiguas, ha llegado a nuestros días y con más fuerza que nunca procedente del pensamiento de los pueblos de oriente.

Revitalizada tras su difusión a primeros de siglo en la cultura occidental, es bueno revisar, aunque sea brevemente, sus orígenes y postulados; sobre todo, por todos aquellos seres humanos que desconocen la Reencarnación, aún persisten desgraciadamente en la idea, de que la única existencia que hay es la que tienen en la presente vida, ya que para ellos todo acaba con la muerte y después, más allá de la tumba, no hay absolutamente nada.

Unos por ignorancia, y otros, no menos ignorantes, por más inteligentes y avanzados en el conocimiento que nuestro mundo les ofrece, siguen apegados a conceptos erróneos que nos llegan desde la antigüedad y, fueron sostenidos por pensadores ateos y agnósticos que creían que cuerpo y alma eran una misma cosa y, por lo tanto, el alma no existía fuera del cuerpo, desapareciendo ésta tras la muerte del mismo. De ahí el lema: “Vive cómodamente y disfruta, obtén todo lo que necesites y desees, pues cuando desaparezca tu cuerpo, nadie habrá que de razón dé tus actos”.

Os mando un sincero abrazo desde el corazón, hasta la próxima entrega.

                                               Antonio Hernández

Uno de los parapsicólogos más célebres y reconocidos, el doctor Galey, cuyas conclusiones se derivan de una razón profundamente reflexiva y apoyada en sólidos conocimientos científicos, se confiesa: “Yo soy reencarnacionista y lo soy por tres importantes razones:

En primer lugar, porque la doctrina palingenésica me parece, desde el punto de vista moral, perfectamente satisfactoria; en segundo término, porque desde el punto de vista filosófico es absolutamente racional, y en tercer lugar, porque desde el punto de vista científico es verosímil o, mejor aún, probablemente cierta”.

Antonio62El romano Francesco Waldner, considerado como uno de los médiums más sensitivos y astrólogos más famoso y conocido del mundo, dice: “Pienso que en toda religión hay una cierta libertad. Todas las religiones han tocado el tema de la reencarnación, la católica hasta el siglo tercero. Muchos sacerdotes, muchos católicos escribieron libros sobre espiritismo. Aunque las interpretaciones son diferentes, han comprobado y aceptado los hechos. El Nuevo Testamento es muy evasivo al respecto. Pero piensen que a Cristo le preguntaron qué hizo el ciego para nacer ciego. Está implícita la idea de una vida o de una culpa precedente.

Yo creo en castigos relativos a los pecados, a las equivocaciones de la vida. Creo que, después de la muerte, permanecemos en el mismo estado de ánimo que cuando vivos. El cuerpo muere pero queda el alma con los valores adquiridos hasta el momento de la muerte. Por lo tanto queda el contacto con las personas difuntas a las cuales estamos ligados por amor. La creencia de que el amor sobrevive a la tumba es más real de lo que se piensa. Yo creo en una justicia ultraterrena y considero que existen varios estadios de satisfacción y de sufrimiento, similares a los descritos por Dante en la Divina Comedia. Quien ha vivido en el amor hacia el prójimo, quien supo enriquecer la propia vida interior lleva en sí mismo una luz y una fuerza que le harán de guía en el mundo ultraterreno. Ellos no tienen miedo a la muerte, mientras que en cambio sí lo tienen y mucho los que viven sacrificando los verdaderos valores por el propio egoísmo. Generalmente ellos son advertidos por el subconsciente de su vacío interior. Por lo tanto viven en un continuo terror a la muerte”.

La empresa argentina Gallup, realizó una encuesta sobre la creencia en la Reencarnación, en la que obtuvo los siguientes resultados: el 33% de todos los encuestados dijeron creer en ella. Entre los católicos, el 34% la aceptan de buen grado, así como el 29% de los protestantes y un 20% entre los no creyentes. En Europa, donde su creencia está cada vez más afianzada, alcanza al 40% de su población; pero es sin duda en Brasil donde está más enraizada la creencia, alcanzando más del 70% de sus habitantes.

Los seres humanos que aun rechazan la idea de la  Reencarnación lo hacen por el concepto tan limitado que tienen del tiempo y del espacio, ya que al estar formada su mentalidad en la creencia una sola vida humana que acaba con la muerte y que con ella se termina todo, les asusta la idea de vivir una y otra vez, abrazándose en su ignorancia a lo conocido y tradicional.

Dejamos por hoy el tema, pero os emplazo para el próximo lunes donde seguiremos avanzando en nuestro viaje.

Os deseo Paz y Amor en vuestro día a día.

Antonio Hernández

A través de nuestra propia historia, podemos descubrir que la idea de la Reencarnación ha estado plenamente instalada como algo natural en las creencias ancestrales de Grecia, Asia, Caldea, Egipto, en los pueblos celtas de Europa y prácticamente en el fundamento esencial de todas las grandes religiones.

Fue sostenida por filósofos como Sócrates, Pitágoras, Platón, Apolonio de Tiana, etc. Incluso por el mismo Jesús de Nazaret, sus apóstoles y discípulos que, no sólo la conocían, sino que creían firmemente en dicha ley. Esta creencia predominó durante los primeros siglos del cristianismo por toda Europa, luego vino aquella época de oscurantismo “La Edad Media”, donde todo cuanto tenía que ver con asuntos científicos y religiosos se consideraba brujería y se castigaba como herejes a quienes la practicaban, siendo perseguidos por los convencionalismos religiosos del clero católico, ya que disfrutaba de un gran poder político y social. Lo mismo ocurrió con la Reencarnación, pues en el año 543, en el Sínodo de Constantinopla, promovido por el emperador Justiniano I y refrendado por el Papa Vigilio, se promulgó una ley que decía: “Todo aquel que sostenga la mítica idea de la preexistencia del alma y la maravillosa opinión de su regreso será anatemizado. Si alguien dice, o piensa, que las almas de los hombres preexisten y que han sido anteriormente espíritus y virtudes (potencias) santas, y que han obtenido hartura de la contemplación divina; que se han pervertido y que en consecuencia el amor de Dios se ha enfriado en ellos, a causa de lo que se les ha llamado almas (soplos), y que han sido enviadas en cuerpos como castigo: que sea declarado anatema”.

Hemos comprobado con bastante frecuencia que, tanto las nuevas ideas, como muchos descubrimientos, fueron, son y serán rechazados por los retrógrados detractores que ha habido en todos los tiempos, en todas las ramas del saber y del conocimiento humano. Así, podíamos revisar la historia del italiano Giordano Bruno (1548-1600), convertido en mártir de la ciencia por la defensa de las ideas heliocentristas, aunque la causa principal de su juicio fue la teología neognóstica, que negaba el pecado original y la divinidad de Cristo, poniendo en duda su presencia en la eucaristía. El 20 de Enero de 1600 el Papa Clemente VIII ordenó que fuera llevado ante las autoridades seculares, leyendo la sentencia que le declaraba herético, siendo expulsado del seno de la iglesia, que mandó quemar todos sus trabajos.

El filósofo, teólogo y notable médico español, Miguel Servet, (Miguel de Villanueva) (1511-1553)  ha pasado a laAntonio52 historia como el descubridor de la circulación pulmonar. Explicando con precisión la conversión de sangre venenosa en arterial, y los movimientos de sístole y diástole de las válvulas del corazón, quizá su equivocación fue no exponer su teoría en un libro de medicina sino en su “Christianismi Restitutio” –“Restitución del Cristianismo”-(1546) con lo que consiguió un duro enfrentamiento con Calvino, iniciando en su contra una serie de pesquisas y denuncias, que acabaron en 1953 con la muerte de Miguel en la hoguera.

Incluso Teresa de Jesús (1515-1582) rompía en su época los cánones establecidos por una iglesia “singular” que la tenía por visionaria, siendo denunciada y procesada por el tribunal de la Inquisición de Córdoba, Valladolid y Sevilla, de los que escapó gracias a la amistad que unía a su familia con el rey de España Felipe II. Aunque después, fuera la misma Iglesia quien la subiría a los altares, nombrándola “Doctora y Abogada” de la misma.

Claros ejemplos, entre los muchos que se podrían citar, que afirman la veracidad y fuerza, de aquellas nuevas y revolucionarias teorías que, al paso del tiempo, han prevalecido sobre las viejas y caducas estructuras del pensamiento de cada época y, si en aquel oscuro pasado, la mayoría de sus autores fueron condenados a muerte como herejes por la Iglesia y su tribunal del Santo Oficio, hoy hubieran recibido un prestigioso premio a manos de los altos cargos de nuestra sociedad.

Como veis el tema es sumamente interesante y os prometo tratarlo con máximo rigor, pues persona soy que no le gustan las verdades a medias, ni hago lo blanco negro, por complacer a ciertas élites que, por quedar bien o aparentar, ofrecen cal y arena, para llevarse a bien con aquellos que dicen seguirles.

Os mando un fuerte abrazo desde el corazón.

Antonio Hernández

 

El pasado 18 de enero,  durante el viaje  del Papa Francisco a Filipinas, le presentaron a una de las niñas que había vivido en la calle, se trataba de Glycelle Palomar de doce años de edad, entre lágrimas, le preguntó lo siguiente: “Hay muchos niños abandonados por sus propios padres, muchos de ellos, víctimas de muchas cosas terribles como las drogas o la prostitución. ¿Por qué Dios permite estas cosas, aunque no es culpa de los niños? ¿Por qué tan poca gente nos viene a ayudar?”

Tras pensarlo por un momento, el Papa contestó: “Ella hoy ha hecho la única pregunta que no tiene respuesta”.

Creedme si os digo que sentí vergüenza ajena, aparte de pena y dolor, por tanta miseria humana consentida. Conforme avancemos en el nuevo tema que arranca esta semana, comprenderéis mis palabras. Aunque en el artículo del lunes 19 de enero, ya apareció un pequeño apunte sobre esto.

Como os prometí, durante algunas semanas os hablaré sobre la Ley de la Reencarnación, pues creo que ya es hora de que todos los seres humanos descubran las respuestas a las eternas y controvertidas preguntas que han marcado parte de sus vidas: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Por qué sufrir? ¿Para qué luchar si todo acaba con la muerte? ¿Por qué me siento atraído por personas de mi propio sexo? ¿Es posible reencarnar en un animal?

antonio41Hoy se pueden esclarecer estas preguntas y otras muchas más sumamente interesantes, con las que ayudar a mejorar y a potenciar el Conocimiento Espiritual y Trascendente en todo ser humano, como alimento esencial para el espíritu deseoso de progreso, consciente y responsable de la lucha a sostener en el día a día de su propia vida, para erradicar así cuantos lastres y deudas kármicas se arrastran de un pasado delictivo e ignorante.

La Reencarnación es una de las maravillosas Leyes Divinas, por la cual se hace comprensible para la humanidad tantas preguntas sin respuesta, así como las desigualdades que existen en este nuestro planeta-escuela que es la Tierra. A la vez, manifiesta una nueva comprensión de Dios mucho más extensa y generosa, en la que provee a sus hijos de cuantas oportunidades necesitan a través de distintas vidas, para adquirir conocimiento y evolucionar, regresando junto a Él para vivir eternamente, tras alcanzar el espíritu humano la emancipación de los mundos físicos cuando cumpla lo que dijera el sublime Jesús: “Sed perfectos como mi padre es perfecto”.

Os propongo un reto, haremos un pequeño viaje a través del tiempo, buscando de forma clara y sencilla todo cuanto sea necesario para la comprensión y, si cabe, aceptación de esta maravillosa Ley Universal. Puedo asegurar que, tras ese viaje, tendremos una visión más clara y precisa del concepto de tantas cosas que bien podríamos pensar que mereció la pena.

Quizá el término “palingenesia” no os suene mucho, pero pronto entenderéis lo que quiere decir. Es una palabra compuesta procedente del griego: “palin” (otra vez, de nuevo) y “genesia”  (nacimiento génesis) que podríamos traducir como: “nacimiento de nuevo” o “volver a nacer”. Este término se usaba en las escuelas filosóficas y espiritualistas para referirse a la ley que rige los renacimientos, comprendiendo los procesos en toda manifestación de vida en cada uno de los reinos: Mineral, Vegetal y Animal. Sin embargo, la diferencia que existe entre esta y la palabra reencarnación (del latín incarnare, en carne), significando las dos lo mismo, esta última se refiere al nacimiento en la carne sólo en las etapas animal y humana.

Por último veremos la definición que de dicho vocablo hace la Real Academia  de la Lengua Española; “Acción de regeneración, renacimiento de los seres vivos después de la muerte”. El diccionario de la RAE, edición 22ª: “volver a encarnar”. Diccionario del uso del español, María Moliner: “Volver a encarnar un espíritu en otro cuerpo”.

Y hasta aquí el artículo de esta semana. Siento dejaros con la miel en los labios, pero acabamos de empezar el tema y os aseguro que os sorprenderéis en cada ocasión, con nuevos descubrimientos sobre el mismo.

Os deseo paz y equilibrio, entre vuestro corazón y vuestra mente.

                                               Antonio Hernández

 

Creo que ha quedado claro en la exposición de los anteriores artículos, la importancia que tiene para el ser humano cimentar su base interna en el Conocimiento Espiritual, así como la ley del Libre Albedrío, la de Causa-Efecto o ley del Karma, por la cual, reconocemos que somos frutos de nuestras siembras, ya que estas siempre son libres, pero las cosechas –irrefutablemente- son obligatorias. Bien, llegados a este punto, voy a contaros algo sobre mis inicios en este sutil y maravilloso mundo: cuando hace más de cuarenta años, comencé a despertar mi conciencia a la realidad espiritual, a potenciar la parte más esencial en mi vida -después de pasar por el tamiz de mi corta inteligencia, algunas religiones e ideologías, más o menos acertadas- solía meditar mucho antes de dar el mínimo paso, pues ante algo tan importante, era conveniente hacer como dice el refrán: “despacito y buena letra”, o aquél otro: “sin prisa pero sin pausa”, ya que se trataba de cementar una sólida base evitando el “comulgar con ruedas de molino”.

antonio31Como en estos artículos, solo tratan de dar unas pinceladas o pequeñas pistas, de cómo encontrar el mejor resultado para el día a día de nuestra propia vida, creo que en el siguiente escrito -fruto de una de esas meditaciones- que titulé Metamorfosis, a poco que os fijéis, descubriréis lo que personalmente hice para conseguirlo:

¡Bendito seas Dios del Amor!, único capaz de rescatar del desolador tormento de las pasiones, del dolor y de las miserias, el alma del hombre, tu hijo; tan dúctil y moldeable, esencia de tu propia esencia, brillante de un puro y cristalino amanecer, tan viva y sublime, cual gota de rocío en la delicada rosa posada, que perfuma en el estío, las veredas angostas de una dilatada existencia.

¡Oh, Señor!, fuente creadora de toda vida, infunde el aliento que de fuerza a este cansado corazón, roto en las entregas de amor por sus hermanos los hombres, sintiéndose a veces incomprendido por las taras de este mundo triste y opaco, pero que busca con ansia la dicha perpetua en el goce de tu Reino, para abrazarte en la eternidad de tu sublime amor.

Como el pintor que recrea la belleza del misterio y del constante descubrir del color, en la pureza inmaculada de una tela.

Como el escultor que revela lo que oculta el frío y duro velo de una piedra, sea esta pobre o rica, blanca o negra, haciendo parir entre sus manos la belleza que brota como la sangre viva, a golpes de martillo y de cincel.

O como el torpe gusano de apariencia esquiva, que en cuna de seda, mece transmutando consentido, la delicadeza de la frágil y sutil mariposa, que anuncia con el vistoso pregón de sus alas, el despertar de una nueva primavera.

Así busca mi espíritu errante semejante cambio, con el que lograr mejor vestido. Compendio intemporal cual manantial que mane: del misterio, su belleza, de la rosa, su perfume, de la pintura, mil destellos de color; de la talla, solidez, y de aquella mariposa que anuncia la primavera, la luz y la esencia del reino que pretendo poseer.

Espero que este pequeño escritosobre el que os invito a reflexionar, haya sido de vuestro agrado. Es cierto que para nadie es fácil, pero no olvidar que si uno puede -con perseverancia, ilusión y esperanza-, los demás también. Os aseguro que nada hay imposible. Cuando el ser humano busca la regeneración de su espíritu nunca se encuentra solo, recordar las palabras de Jesús: “Pedid y se os dará llamad y se os abrirá”.

A partir de la próxima semana escribiré sobre la maravillosa Ley de la Reencarnación. Hasta entonces,  os deseo mucha paz y armonía en vuestras vidas.

 

Antonio Hernández                                          

 

 

karmaII-3

 

 Por la dificultad de los tiempos y la ignorancia en el campo espiritual, en su desesperación, hay quien pretende buscar apoyo o soluciones en una suerte de mancias que, desgraciadamente, ni le proporcionarán lo que buscan, ni tan siquiera el consuelo que necesitan, en el día a día de su vida. Me estoy refiriendo a todos aquellos hermanos nuestros que suelen acudir a que les echen las cartas del tarot, ir a visitar a videntes, a médiums, y a toda clase de farándula -de lo más variopinta- que hoy existe en el mercado, prueba de ello son, los numerosos programas que hay en distintas cadenas de TV. Y si somos un poco observadores, nos daremos cuenta que, forman parte de los falsos “profetas” de los que advertía Jesús, ante la  llegada los últimos tiempos.

Por supuesto que hay personas con una facultad que dignifican con su honestidad y buen hacer, cuya labor encomiable siempre está al servicio del prójimo gratuitamente, pero a los que me refiero son aquellos que, por hacer un antonio1curso de tarot, de bola de cristal, sobre videncia, como realizar viajes astrales, para enseñar como limpiar el karma a través de escribir -como los niños en el colegio-, 100 veces en una libreta, la muestra que le puso el profesor por haberse equivocado, para limpiar las casas de malas influencias, etc., abren un gabinete, cuelgan el título y se lanzan a salvar al mundo, a cambio de una buena cantidad de dinero, estos son “los nuevos mercaderes del Templo”.

Seamos serios, el karma de cualquier persona que marca y delimita la línea de su destino, admite ciertos cambios que “solo” la propia persona puede experimentar y remediar, con su actitud positiva y buen hacer, -de ahí que siempre advierta de la importancia del Conocimiento Espiritual-. Es posible que alguien te adelante o no, algo por acontecer en tu vida, pero no creo que eso sea la panacea a tus desdichas y sufrimientos, y mucho menos, cuando el bolsillo se vacía a cambio de un simulacro, de lo que creemos será nuestra redención.

Otros se lanzan a dar conferencias, bastante bien remuneradas, presentándose como los “gurús” que venden la salvación de las almas de los incautos que les siguen. Es triste, pero desgraciadamente cierto, cuando estos, en la mayoría de los casos, no tienen ni medianamente claro aquello  que profieren cargados de razón. Hay mucho “piquito de oro”, pero con el corazón vacío, que solo buscan dinero, fama, una buena posición, y pare usted de contar.

Amigos, los milagros como tal no existen, los únicos milagros los realiza el propio ser humano cada día, cuando consciente de sus responsabilidades, se entrega amorosa y desinteresadamente, como lo hiciera Jesús, sin reservas de ningún tipo y en pos del progreso y bienestar de sus semejantes, de sus hermanos.

Os aseguro que esa es la forma correcta de limpiar el karma, de saldar las cuentas pendientes, de fortalecer a nuestro espíritu con el alimento adecuado: el AMOR, así, con mayúsculas, iniciando nuevos caminos que nos procuren la dicha y la paz.

Acabo el artículo con este pensamiento:

 

“La vida se abre a la Luz en su angosto camino, involucrando al espíritu del hombre,  para rescatarle de su ignorancia, por la cual se vanagloria de cuanto posee en este mundo, olvidando su procedencia y a Dios, a quien todo se lo debe, porque Él, es y está, por encima de todas las cosas”.

 

Hasta nuestro próximo encuentro os deseo paz y amor para todos.                                    

 

                                                           Antonio Hernández

 

 

karmaII-3

 

 

Estamos en unos tiempos muy difíciles y delicados, es como el final de un curso, ante la inmediatez del nuevo a estrenar, y hay que aprobarlo si o si. En el artículo anterior hablaba de esos casos tan tremendos con los que nos encontramos en nuestro día a día, y por los que mucha gente se cuestiona la clase de Dios que nos creó cuando permite que esas cosas sucedan. Solo el que no sabe no valora la importancia de sentir a ese Padre de amor en nuestro interior, y especula y especula, haciéndose un descreído, al que todo le da igual. 

 

Nada existe por casualidad, ciertamente es triste ver a esos niños explotados, torturados, personas ancianas abandonadas a su suerte en el último tramo de su vida, otras que tenemos por bondadosas y son un verdadero imán para las desgracias, etc. Es duro reconocerlo, pero es el fruto de sus siembras pasadas. Repito, la casualidad no existe sino la causalidad, y esa causalidad proviene de un despropósito cometido contra las Leyes Divinas, las cuales ponen a cada individuo en su lugar a través del reajuste karmico. Pero que de una manera u otra casi siempre son ayudados y asistidos por -como solemos decir- algún alma caritativa que se apiada de ellos.

 

En nuestro propio mundo podemos encontrar, gracias a Dios, a personas buenas, generosas y altruistas, digamos que son los que van a prendiendo a desligarse de ese pasado delictivo, de ese karma que arrastramos y conquistan su mayor felicidad en su entrega desinteresada a los demás. ¿Quién si no el propio individuo, es capaz de tropezar varias veces en la misma piedra? ¿Y quién si no, con la capacidad suficiente de levantarse y seguir su propio destino? No podemos desamparar a nuestro prójimo, no podemos decirle: “te aguantas que es tu Karma”, sino todo lo contrario: ampararle, protegerle y enseñarle, para que abandone el sendero equivocado y pueda restañar a su espíritu de los errores pasados, no olvidemos que en otras ocasiones habremos sido nosotros los que hayamos pasado por dicha situación. Mientras unos sufren aun las consecuencias, otros, practican la caridad, la misericordia, el amor a su prójimo. ¡Ay, el amor! Cuantas desgracias y sufrimientos, se evitarían en nuestro mundo, si todo se hiciese con y por amor.

 

misteriosdesvelados5Si ponemos un poco de atención veremos que nunca estamos solos, no solo nos ama Dios nuestro Padre y Jesús, nuestro Hermano y Maestro, también aquellos a los que hemos amado en la vida y que nos preceden en el transito, pues –como siempre digo- lo que se ama nunca se pierde.

 

Traigo a colación una pequeña reflexión que espero que os guste: Una noche soñé que caminaba por la playa junto a Jesús, mientras sobre el cielo se proyectaban escenas de mi vida, cada vez que pasaba una nueva, observé que en la arena de la playa quedaban dos pares de huellas, unas eran las mías y las otras las de Jesús. Cuando por el cielo pasó la última de las escenas, mire hacia las huellas y vi que en las ocasiones más difíciles de mi vida, en la arena solo había un par de ellas. Me sentí un poco perturbado y casi le reproche a Jesús: “Tu me dijiste, cuando decidí seguirte, que siempre andarías el camino junto a mí, sin embargo, he contemplado que, en los momentos más duros y difíciles de mi vida, tan solo había un par de huellas en la arena. No puedo entender como fuiste capaz de dejarme solo en los momentos que más te necesitaba”.

 

Jesús, le miró compasivo y dijo: “¡Ay, hermano! Te amo tanto, que jamás sería capaz de abandonarte a tu suerte. Las huellas que viste en la arena eran las mías, ya que en esos momentos de dificultad, yo te sostenía en mis brazos”.

 

Esa es la realidad, abrámonos al amor y de seguro que alguien, siempre nos tomara de la mano.

 

Hasta nuestro próximo encuentro, os deseo que la LUZ inunde vuestras vidas.

 

                                                           Antonio Hernández

 

 

karmaII-3

 

Cuando lo circundante nos oprime y angustia, cuando todo cuanto nos rodea, no nos da la respuesta que ansía nuestro corazón, cuando vemos que los valores que el hombre creía poseer  se deslizan como arena entre sus manos, acuciado por una sed de infinito, en medio de la mísera pequeñez que el mundo -maltrecho y desalmado- le ofrece; antes de llegar a la desesperación o a tirar la toalla, abatido y derrotado, debe de buscar el momento preciso para sumergirse en su interior, medite, y eleve los ojos del alma hacia lo Alto, buscando el sereno resguardo que necesita su espíritu.

Siempre empeñado en su propia desdicha, por no querer despertar de la ignorancia, el ser humano ha hecho caso omiso de la Divina Ley de Causa-Efecto; por lo tanto, se tendrá que atener a  lo que produzcan sus siembras, puesto que estas son libres, aunque eso sí, la cosecha siempre es y será obligatoria.

Todos esos cuadros de dolor que vemos en la vida, sabéis que no son obra de la casualidad, ni de los “castigos” que Dios manda a sus hijos -Él no castiga, Él es un Padre de amor-. Estamos diciendo que el dolor Antonio Hernández - 5humano es el fruto de nuestras siembras, porque el hombre, con su actitud contraria a la Ley, se labra su propia desventura. Por eso ya es hora de despertar, de tomar cada uno su parcela de responsabilidad, de cuidar, labrar y abonar esa parcela, que es la que corresponde a nuestro espíritu, y ponerla al día en una producción útil, no solo para nosotros, sino al servicio de nuestro prójimo. Tan solo de esa forma, nuestras cosechas corresponderán, a la maravillosa semilla entregada por Dios a cada uno de sus hijos. Jesús, finalizaba sus parábolas diciendo: “Quien tenga oídos oiga, quien tenga ojos vea”. Esto es importante, desde aquí, os invito a meditar y a reflexionar sobre ello.

Me viene a la memoria un pequeño cuento, una fábula muy significativa: “Se encuentran dos peces, uno adulto y otro más pequeño; este último, dirigiéndose al mayor le dijo: “Usted es más viejo, por lo consiguiente más sabio, con más experiencia que yo, por lo que pienso que podrá ayudarme. Dígame, ¿dónde puedo encontrar eso que llaman océano?, pues he estado buscando por todas partes sin resultado”. “¿El océano?, -respondió el viejo pez-, es donde estás ahora mismo”. “¿Esto?, pero si esto no es más que agua. Lo que yo busco es el océano –replico el joven pez totalmente decepcionado-, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte”.

Cuantos seres humanos pasan la vida buscando equivocadamente una quimera, cuando de por sí, están inmersos en una inmensa realidad. Solo hay que interiorizar un poco, pensar de donde procedemos y posiblemente demos con la clave, de que hacemos y a que venimos a este mundo. Todo tiene una razón de ser, y la razón de cuanto nos sucede esta dentro de nosotros mismos, no busquemos excusas ni culpables, solo interiorizar, os puedo asegurar que encontraréis la respuesta justa a vuestra desazón. La pieza clave del puzle que conforma toda vuestra vida.

Nuevamente vuelvo a las palabras de Jesús: “Pedid y se os dará, llamad y se os abrirá”. No os quepa la menor duda que, quien abre su corazón y su mente, a la realidad espiritual, encuentra respuesta a sus desvelos y la mejor puerta para solucionarlos. Es la fórmula ideal para ir desprendiéndonos de lastres pasados en nuestro día a día, de hacer una puesta a punto con nuestro karma, y resurgir como el ave Fénix, desde el fondo de nuestro propios defectos y errores.

Pendientes de un nuevo encuentro, os deseo luz y paz en vuestras vidas.

                                               Antonio Hernández 

 

karmaII-3

 

Desgraciadamente, aún es mucha la ignorancia que padece el ser humano, por la carencia del Conocimiento Espiritual y, a estas alturas, escuchamos de forma cotidiana cosas como estas: “¿por qué yo, por qué a mí?  Dios me ha castigado con esta enfermedad, o con estos problemas, o con la muerte de un allegado o familiar, y no creo que lo merezca”. Lógicamente, el hombre es capaz -y de hecho lo hace-, de equiparar a Dios a la mentalidad humana, tan egoísta y cambiante. Este intenta sobornarle, ofreciéndole, como hacía en sus ritos ancestrales, promesas, misas, velas, novenas, etc. siempre y cuando, le conceda lo que ansía o pretende, o por el contrario, criticando su postura y abandono, cuando el resultado no es a su favor.

¿Recordáis la Ley del Libre Albedrío, por la que los humanos podemos hacer cuanto nos plazca, pero siempre bajo la responsabilidad de nuestras propias acciones? ¿Y sobre la Ley del  Karma? De ambas hablamos en el artículo anterior.

 

karmaII-2La Ley del Karma no es como la conocida ley del Talión: “ojo por ojo diente por diente”, y pueden haber múltiples formas de saldar nuestra deuda pendiente. Por ejemplo, podemos fijarnos en la trayectoria de un genocida que haya matado a miles de personas bajo su reinado, dictadura o mandato, y no por eso tiene que morir en las mismas circunstancias que él ha provocado en los demás, ni tantas veces, como vidas haya quitado.

 

Bajo nuestro punto de vista, veríamos lógico que sufriera en sus propias carnes, todo el daño y mal que ha causado, pero no siempre suele ocurrir así, ni de la misma manera. Por supuesto el karma adquirido sería tremendo, ya que tendría en su haber la muerte de cientos de personas y, lógicamente, tendría que purgarlo en una o varias vidas en la carne, ahí, es donde intervienen los Mentores. Imaginad por un momento que, ese ser tan insidioso y repulsivo, después de pasar -quizá siglos de dolor y penurias en el Bajo Astral- se arrepiente y se redime, queriendo paliar de alguna manera el dolor causado a tantos seres humanos -sus hermanos- y la misericordia de Dios, le ofrece la oportunidad de volver a la vida física con una misión especial: la invención de una vacuna, con la que combatir y eliminar, el efecto devastador de una pandemia. Ahí veríamos que no existe el ojo por ojo…sin embargo, saldaría su deuda pendiente, salvando tantas vidas como antes arrebató, bajo su inconsciencia e ignorancia. Pensemos que el Karma no es una venganza o un castigo divino, sino el reflejo que proyectan nuestras acciones.

 

Por eso, las Leyes Divinas, siempre condenan el crimen, pero  no al criminal, ya que este, antes o después, ha de resarcir la deuda contraída, aprendiendo una nueva y valiosa lección, en el angosto camino de la evolución del espíritu. De ahí el dicho: “el demonio de hoy será el ángel del mañana”. Con esto queda claro que Dios ama a sus hijos por igual y quiere que todos ellos sean salvos, esos sí, los quiere limpios y puros, como cuando salimos de su seno, sin lastres ni miserias que traben a nuestro espíritu, ya que estas no tienen cabida en el Plano Astral, en sus Reinos de Luz.

 

Hasta un nuevo encuentro, os envío un fuerte y sincero abrazo.

 

                                                        Antonio Hernández

 

karmaII-3

 

 

Un nuevo año abrirá sus puertas, para muchos, con la esperanza de alcanzar sus metas más próximas: la culminación de una relación, la llegada de un hijo, una situación económica más desahogada, un trabajo estable, etc. Otros, luchando  por solventar los angustiosos problemas, con los que se enfrentaron tiempo atrás y que aún, quedaron pendientes al final del pasado año: divorcios, marginación, drogas, desahucios, abandonos, enfermedades mortales(sida, ébola, hepatitis C, etc.), y para otros más, una esperanza rota, ya que cruzaron la frontera del nuevo año, teniendo entre sus brazos a sus hijos, maridos, esposas, padres, etc., degollados y sangrantes, víctimas del odio, la soberbia, la avaricia y la corrupción, que provoca la ignorancia y el desamor. misterios desvelados - imagen diciembre 4 Hablar de cientos, de miles de víctimas (terremotos, guerras, hambrunas, etc.) se hace tan corriente hoy en día, que la mayoría de los seres humanos han parapetado su corazón, procurando que no les afecte demasiado, incluso los hay, que pasan indiferentes a tan dolorosa o cruel situación. Tan solo, cuando el drama toca de  lleno a su persona, o a su familia, gritan y miran hacia lo Alto, preguntando a Dios ¿por qué?, los castiga a ellos con tales cosas.

 

A veces, uno piensa, si será esa la “vida nueva” que esperan con el nuevo año. ¿Dónde quedó la defensa de los derechos humanos? Cada día son más los casos de niños y mujeres, maltratados hasta la muerte, la xenofobia, el racismo, la homofobia, la miseria y la pobreza, se dan la mano con nuevos brotes de dolor y desesperación, entre muchos hermanos nuestros.

 

Hay países sufriendo un verdadero baño de sangre, porque se perdió el respeto y el valor de la propia vida humana. ¿Acaso se olvidaron de las hermosas palabras de Jesús: “solo por el amor será salvo el hombre”?

 

En su espíritu se encuentra adormecida esa “nueva vida”, y con ella, la esperanza de la gran Conciencia Fraterna y Universal.

 

Por favor, vamos entre todos a despertarla.

 

 De mi libro Pétalos de Luz

 

Os deseo a todos un buen comienzo de año 2015, y os pido, que mantengáis siempre viva la esperanza de mejorar, en todos los aspectos que nos frece la presente vida, tanto a nivel físico como espiritual.

 

A partir de la próxima semana, volveremos al tema que nos ocupaba antes de Navidades. Hasta entonces, os abrazo con el corazón.

 

                                                                  Antonio Hernández

 

cartel del Mzarron

 

Onda 92 Multimedia es un funcional magazine informativo sobre la actualidad de Las Torres de Cotillas. Aquí puedes encontrar las últimas noticias sobre la localidad, con actualización inmediata.

 

Noticias más populares

Gala "Torreño del Año 2015"

Cynthia Cano, Carlos Fernández y Sergio Jornet, Torreños del Año3.jpg
Cynthia Cano, Carlos Fernández y Sergio Jornet, Torreños del Año5.jpg